Amistad, una historia que rompe fronteras.

Luego de este duro episodio de depresión que considero estoy ya con 3/4 de cuerpo fuera y del que salí gracias a mi familia, ayuda psicológica y no sé, seguir tratando de mirar al frente y retomar mis hobbies me encontré dándome cuenta de la importancia de una línea de apoyo basada en la amistad.

Tomen nota, no soy de esas personas que tienen una mejor amiga ni un mejor amigo, soy de esas personas que tienen amistades bien importantes en su vida. Unas, claro, más fuertes que las otras, pero esas, justo esas que son bien importantes no están basadas en el cafecito de una vez a la semana a platicar cómo fue la vida en estos días de ausencia, no, no, yo puedo dejar de ver a alguien que amo profundamente (amigo u amiga) pero que sabe que sin lugar a dudas tendrá mi apoyo en cuanto levante la mano porque ha tropezado o simplemente porque siente que se cae.

Algunas de estas MUY importantes amistades llegaron en momentos que formaron mi vida en particulares momentos que me han moldeado y hecho quien soy: mis amigos de la UIC, mis amigos del yoga y mis amigos del Dharma pero hay unos, unos bien especiales, que solíamos salir a TODOS lados juntos, TODO el tiempo, me vieron en los mejores y peores y momentos de mi vida y cada que puedo se los presento a ese cúmulo de personas que van formado parte de mi vida mientras voy avanzando por el camino, esos son LOS DE QUERÉTARO!

Estas maravillosas personas, a quienes hoy dedico este post son mis hermanos, hacemos esfuerzos enormes, por vernos, cruzamos fronteras, desafiamos al tiempo, destrozamos la distancias y crecemos, crecemos en número y somos como un virus desperdigado por todo el mundo. Acompañando nuestras historias a lo lejos y con el paso de los años, seguimos estando ahí, presentes, de lejitos, pero unidos por este hermoso lazo de amistad y de amor incondicional.

Juntos en esta red, hemos viajado, llorado, reído, empedado, bailado, cantado, acurrucado, odiado, comido, remediado, caminado, nadado, brincado, amado, perdido y encontrado de la mano.

En 2007 llegaron a mi vida (solo un par unos años antes) pero desde entonces puedo decir que encontré a mis almas gemelas, a mis hermanos y hermanas en armas a mis más hermosos regalos que la vida me pudo dar. A todos ustedes solo quería decirles que los amo, que muchas veces los extraño, que estoy feliz de sus alegrías y los acompaño en sus llantos, que aquí estoy para ustedes como sé que ustedes están para mi.

Los quiero, los quiero mucho a mi familia queretana mundial y de aquí hasta el infinito. Gracias por todo, gracias por tanto!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s