Las auroras boleales, una historia en 3 tiempos.

Pues bien, suelo escribir una detallada y muy a mi estilo reseña de mis viajes en mi Facebook, no recuerdo cuándo empezó esto, pero ahora mismo tengo bien claro por qué la reseña de nuestro viaje a Yellowknife es el único que no he descrito en mi Face, aquí en tres tiempos les cuento por que:

PRIMER TIEMPO, Nada es casualidad

No será la primera vez que me lean decir que “nada es casualidad”. Un día me encontraba navegando en internet y encontré la foto de una completa desconocida en un lugar que parecía sacado de un cuento de hadas en la foto ella aparecía de espaldas, a sus pies lo que parecía un río congelado, frente a ella una casa azul de madera y sobre ella la más impresionante aurora boreal que jamas haya visto. En la descripción ella ponía lo feliz que estaba de tener la oportunidad de estar en ese lugar y lo bendecida que se sentía. Me encantó la foto, a ella no la conocía, estaba en uno de esos grupos de gente que se hacen en Face y no le di mayor importancia.

Una semana después apareció una oferta, de nuevo en internet que decía “Viaje al ártico 7 mil pesos!” la foto de la publicidad era una montaña, y unas auroras boreales sobre ellas. Acto seguido publiqué en el grupo donde vi la foto de esta chica si alguien la conocía y si me podían contactar con ella. Encontré su nombre “Mar”

Mayo 12 2017: y le mandé un mensaje, el cual no contestó 😦 ni modo así es la vida

Mayo 26 2017: ME CONTESTÓ EL MENSAJE!!!

Luego de eso y de que fuera TAN AMABLE de contestar una cantidad de preguntas capaces de sacar de quicio hasta a un doctor haciendo su examen de admisión a las especialidades de la UNAM, Mar quedó de contactarme con Daniel, quien fue quien le rentó una cabaña en Yellowknife (Territorios del Norte en Canadá) para ayudarme a planear este increíble viaje.

Lo primero que Daniel hizo una vez que me contactaron con él fue decirme, mi cabaña cuesta tanto, pero ya que eres amiga de Mar, te haré un descuento, que fue bastante significativo, yo, simplemente no cabía del gusto y pensé hacer de este viaje uno para recordar, pensé en aprovechar el hecho de que iba a Canadá para visitar a mi querida Bethany en Calgary, planee con ella hasta el último detalle de fechas, precios, lugares a dónde ir, dónde comer, TODO. Quería ir a Canadá para mi cumpleaños, pero también quería aprovechar el puente del 16 de septiembre y al final lo pensé tanto que no hice ninguna reservación. Empezó a llegar muchísima chamba al trabajo y junto con ello planear un viaje que haríamos a finales de Agosto para ver a nuestros clientes en Miami y no tenía tiempo de nada.

Un día, buscando vuelos para Miami mientras hacía malabares para acomodar las casi 20 citas con clientes que tuvimos en sólo 7 días activos de chamba me llamó Fer, mi hermana yogui y me dijo:

-Oye amiga, ya tienes listo todo para tu viaje a las Auroras?

-Nop

-Pooor?

-No encuentro el tiempo de hacerlo, tal vez, termine yendo hasta el año que entra, no sé, yo creo que así le hare

-Y si te digo que me interesaría ir contigo si es a finales de septiembre y que podríamos organizarlo juntas, irías?

… EL RESTO ES HISTORIA.

El 14 de Septiembre del 2017 estábamos saliendo de la Ciudad de México y sin escalas hacia Calgary, me sentía con energías renovadas, nuestro viaje a Miami había sido todo un éxito, el temblor del 7 me dejó tranquila sabiendo que mi departamento, mi gatita y yo podíamos sobrevivir cualquier movimiento telúrico y todo pintaba maravillosamente bien.

Llegamos a Calgary por la noche y nos sorprendió el escrutinio que sufrimos en la aduana, JAMÁS desde que viajo internacionalmente hace casi 30 años me había pasado una cosa así, me sentí violada en todos mis derechos, se nos retuvo en aduanas casi una hora, se revisaron nuestros estados de cuenta, se nos hicieron preguntas no solo incómodas sino que rayaban en lo insultantes, sin embargo sólo viendo la cara de Beth al vernos abatidas y con cara de what saliendo del aeropuerto fue como un bálsamo, se disculpó a nombre de su gobierno por lo vivido pero bien tuvo a explicarnos que el asunto de migración en Canadá es ahora un problema de seguridad nacional gracias a todos los cambios que ha vivido el gobierno del país del que ambas somos vecinas.

Por fin estábamos en Canadá! y la aventura comenzaba, todas las “casualidades” se reunieron para que eso pasara y nosotras, no esperábamos nada más que una cama tibia en la cual dormir y empezar a explorar al siguiente día con ánimos renovados. Un viaje que habíamos también dividido en 3 partes nos esperaba y estábamos muy ansiosas, lo bueno estaba por comenzar.

2017-09-15 11.38.41

 

#YoTambien #MeToo

Captura de pantalla 2017-10-16 a la(s) 17.46.19

Corrían los últimos años de la universidad, quien me hubiera conocido entonces sabe lo mucho que cambié desde que entré en ella, en el transcurso de ella y cuando salí de ella. La universidad representó para mi el principio y el fin de muchas cosas, relaciones, amistades, pero sobre todo representó el fin de mi inocencia.

Verónica fue tal vez la persona que más me marcó en esta etapa, para bien y para mal. Era una época en la que no existían las redes sociales y en la que todas las locuras que podíamos hacer entonces solo existían en la memoria de unos cuantos y en mi propia mente, en mis propios recuerdos. Lo que pensábamos que era gracioso, desafiante, maduro incluso nos ganó la fama de fáciles, de putas, de locas, un par de chicas, que sin importar la distancia, la hora, el lugar, salíamos de fiesta y no analizamos jamás las consecuencias de nuestras acciones. Curiosamente, y hablo por cuenta propia, a mi no me valió nada sino una pura etiqueta a la que jamás le llegué a los talones. Ciertamente soy una persona con muchísima energía, siempre aguante la fiesta, el alcohol, la locura, sin haberme metido una sola droga, lo único que habitaba en mi era un sentido de aventura con un grado intolerante al aburrimiento, salía y llegaba al siguiente día a casa sólo para volver a salir a la siguiente noche y repetir el ritual ad infinitum.

Una de esas noches, Verónica y yo fuimos a una fiesta en una zona no muy bella de la ciudad, cerca de la UNAM, por la zona de “la bola”, había muchas ocasiones en las que en las fiestas ella se me perdía o yo lo hacía y sabíamos bien que al final una nunca se iría sin la otra, pero esta fiesta desde que llegamos no me gustó, no me sentí cómoda, la música me pareció nefasta, la gente, nada, nada disfruté. Habíamos ido a la fiesta porque nos invitó un chico que andaba tirándole los perros a Vero y esa noche se la pasaron pegados como lapas, yo siempre dejaba que ella se divirtiera, tal y como ella me lo permitía a mi, pero cuando una no se sentía a gusto hacíamos lo posible por irnos. Cabe señalar que para la última etapa de la universidad Vero y yo pasábamos por momentos complicados en nuestra amistad, poco a poco nos fuimos perdiendo la confianza, la paciencia y sobre todo el respeto. Así que cuando rondaban por las 6 de la mañana y era la enésima vez que le dije que quería irme me dijo: -pues vete, yo aquí me quedo- y eso hice. Estúpidamente no llevaba un quinto, al ver la hora decidí no hablarle a mis papás e irme caminando a la casa, todas las grandes historias, en su mayoría terribles historias empiezan con un “se me hizo fácil”.

Las calles estaban desiertas, caminé y caminé y agarré un cómodo ritmo, pasaba frente a la Aurrerá que está sobre Avenida del Imán frente a Plaza Cantíl venía en sentido contrario a los carros y fue ahí cuando un vocho color azul claro se igualó a mi paso:

-Guapa, a dónde te llevo, qué haces a esta hora tan solita-

Lo ignoré y mi instinto me hizo alejarme, así que crucé la avenida y seguí mi paso, jamás me imagine, que el vocho daría una vuelta en “u” para seguirme, y tontamente le hice las cosas más fáciles, ahora venía caminando en el sentido de los autos que me persiguiera en su carro sería sencillísimo!

Bajó del auto, era un hombre desaliñado, con pinta de albañil o algo así, se acercó a mi y en su caminar noté que traía un cuchillo, el cual acercó a mi cuerpo mientras me tomaba del brazo.

-Te dije hija de puta, que te subieras al pinche carro, yo te llevo golfa!

Supe en ese instante no solo que me iba a violar, supe también que me iba a matar! El instinto de supervivencia se activó y logré zafarme de su brazo, corrí, corrí tanto! Entendí mi error, y crucé la avenida para caminar al sentido contrario de los autos sin mirar a ningún lado más que al frente, escuché como arrancó su carro pero como no podía volver a dar vuelta, entendí entonces que tenía que meterme entre las calles y por obra de un milagro logré perderlo. Todo el tiempo que iba corriendo pensé en mi madre, en mi padre en mi hermano y en la pinche Verónica, la maldije una y mil veces y llegué entonces a una casa, pedí auxilio, me prestaron dinero, subí a un taxi, llegué a casa casi rayando a las 8 de la mañana, lloré sobre mi almohada hasta que me quedé dormida por tal vez un par de horas, mis papás se habían dado cuenta de la hora a la que había llegado y me castigaron, me pusieron a lavar el carro de mi mamá y de mi papá. NO LES DIJE NADA.

Por qué no les dije nada? pensé que iba a meter a Vero en un apuro, pensé que jamás me dejarían volver a salir, pensé literalmente en muchas pendejadas y me quedé callada. Pero a Vero, a Vero le conté todo y saben que me dijo: -Guey se me hace que estas exagerando, NO MAMES, estás aquí y no te pasó nada-

No volví a ser la misma después y el hilo que nos unía como amigas se rompió. Mi amiga, negó el ataque que tuve, lo hizo menos, hizo lo que muchísimas personas hacen ante los ataques a mujeres en nuestro país. Eramos jóvenes, sí, no la estoy justificando, pero ahora, con el pasar de los años me doy cuenta que esto pasa, una y otra vez, que se ha vuelto el pan nuestro de cada día y que seguramente al pensar atrás, la culpable hubiera sido yo, seguro yo lo provoqué seguro, yo lo incité, qué diablos hacía caminando sola a esa hora? por qué no me acompañó nadie? por qué no traía dinero? en fin todas esas excusas que se escuchan cada que una de nosotras es agredida. Por qué? por qué tiene que ser así? por qué me pasó a mi también? #YOTAMBIEN #METOO

 

 

 

Thank you!

Tenía meses pensando en regresar a escribir, leía muchas cosas por ahí que me hacían sentir de nuevo esa necesidad de expresarme aquí, como lo hice durante casi 10 años.

Ayer por la noche cuando no podía dormir me encontré con una entrada del Blog de mi querida amiga Sarah Hillman, me hizo llorar, me hizo sentir tan afortunada, no sólo de conocerla sino de que durante 19/s no la perdí, no perdí a ninguno de mis amigos, a pesar de estar tan cerca de la zona más afectada de México. Yo ni siquiera estaba en el país.

Luego de leerla me fue mucho más fácil conciliar el sueño, pero por la mañana pensé en una sola cosa… y si Sarah hubiese estado dándole clases a Jorge en AO 286? Me faltó el aire, me sentí mareada, me sentí tan impotente y tan bendecida de que nada le pasó, entendí claramente lo que Muti me dijo el día que me vió regresar a casa luego de ese viaje que me mantuvo alejada del peligro mientras mi país, mi familia y amigos sufrían, con lágrimas en los ojos me dijo “Sabes cómo me siento?! Sabes lo culpable que me siento de haberte permitido que compraras ese departamento en un 13º piso y ahora verlo destruido!, qué hubiera pasado si estuvieras ahí hija! Me sentí morir”

Es difícil expresar el sentimiento de impotencia que se siente al sentir que todas esas personas que son tan importantes en tu vida se pueden ver en peligro mientras tú estás tan lejos, tratar de disfrutar ese día nos fue casi imposible, evité a toda costa perder la cabeza, pero los mensajes, las imágenes, los videos, las llamadas, fueron tan abrumadoras. Ese día caminamos y caminamos por las calles sin saber qué hacer, muchos de nuestros familiares fueron imposibles de contactar durante horas y el sentimiento era tan apabullante, tan indescriptible, tan desesperante.

Los días pasaban y sólo podíamos ayudar a la distancia, mandar mensajes, solicitar ayuda a quien pensamos, podía estar dispuesto a darla, poner nuestra bandera a la vista todo el tiempo y recibir palabras de aliento de completos desconocidos en el lugar tan desolado en el que estábamos “Sepan que están en nuestros pensamientos” era lo que la gente nos decía.

Regresamos a Calgary 4 días después del temblor y fuimos a un evento, yo caminaba con mi bandera amarrada como una capa, -YO SOY MEXICANA, CUÁL ES TU SUPER PODER- parecía decir a cada paso y de pronto una chica llegó corriendo a abrazarme, SOY MEXICANA!, SOY MEXICANA!, nos abrazó a todas (éramos una comitiva de 4 chicas) están bien? sus familias están bien? La solidaridad mexicana rebasa toda frontera y entonces nos miramos entre todas a los ojos y nos dimos cuenta que sí, que estábamos bien y que seguiríamos estando bien.

 

Y hoy un mensaje de la nada de Sarah “Mono, I love you lady”  y le dije, Sarah, voy a volver a escribir, POR TI, Gracias por seguir aquí, gracias por guardar ese pedazo de memoria de Jorge, gracias porque todos tus protectores te mantienen aquí, gracias por pedirme salir el sábado y pasar ese maravilloso tiempo con tus hermosas y poderosas amigas mujeres, fuertes, divinas!

 

Thank you Sarah, I love you too! I love you to pieces.

 

And hey bitches… I’M BACK!!!