Comadritas

Continuamente y en una ciudad como esta, CDMX, escuchamos la frase «Que chiquito es el mundo» nos encontramos a gente que no veíamos hace años en conciertos acompañados de amigos que también tenía años que no veías y resulta que son pareja o vas a un evento y te encuentras a tu jefe, que resulta ser amigo de la persona que te invitó a dicho evento, o pasas por una calle y señalas que tu papá jugaba dominó por ahí y dices EL MÍO TAMBIÉN y resulta que el papá de tu gran amigo, también es amigo de tu propio padre.

Cosas como estas pasan una y otra vez y a personas como mexicanos nos pega aún más porque no podemos creer que en este país, tan basto, tan grande, en esta ciudad tan caótica, tan inmensa, nuestro círculo de amigos esté tan conectado, nuestras líneas de vida se entrelazan como el de ellas:

Quina, era vecina de la cuadra de María, siendo Quina la prestamista y gran amiga de todos los de la colonia, eventualmente tenías que conocer a alguien que también la conociera, todos, todos en la zona conocían a Quina y María no era la excepción, eventualmente, y con el pasar de los años, se volvieron mejores amigas, al grado de volverse comadres, los hijos de la una y de la otra eran también mejores amigos. Salían los fines de semana, subían montañas y acantilados juntos, salían a paseos y eventualmente comenzaron a crecer, pero siendo vecinos, jamás se alejaron, siempre terminaban en las mismas fiestas, en las mismas escuelas, compartiendo las mismas amistades.

Uno de los hijos de Quina, siendo ya un adolescente conoció ya grande a una de las hijas de María y terminaron casándose. Victor y Angélica se casaron y esas amigas, esas comadres, se volvieron también consuegras, familia.

Cuando mi Abuela Quina murió una de las más afectadas fue mi Abuela María, ni mamá, ni mi papá, ni nadie encontraba la manera de decírselo, de contarle que su «Comadrita» ya no estaría con ella en navidades, que no se contarían los chismes de aquella cuadra donde Quina vivió hasta el momento de su muerte, donde se desarrolló la historia de su pequeño mundo que posteriormente se volvería el inicio de cada uno de nuestros micro universos.

Mi mundo sí era pequeño, otra de mis tías se casó con un primo de mi papá y no necesité nunca salir de esa pequeña esfera que era el mundo de mis abuelas, de su cariño, de su amistad, de su crianza en conjunto porque cuando no pasaba las noches con María, las pasaba con Quina. Muchos años me acogí a su seno, a su sazón, a los ronquidos de María y a la comida de Quina, marcaron mi vida, me formaron, me hicieron tener los gustos que tengo, tener las manías que tengo.

Extraño mucho yo también a mi Abuela Quina pero debo estar agradecida que por tanto tiempo fue parte de mi vida, y aún más agradecida que aún cuento con la bendición de tener todavía a María, a mis casi 40 años, ahí sigue, dando lata, viendo las luchas y comiendo tamales como tanto le gusta.

Mi familia es la viva prueba de lo pequeño que puede llegar a ser el mundo. No por eso deja de ser importante, no por eso deja de ser mi mundo.

92

A la izquierda mi Abuelita Joaquina (qepd) platicando con su comadrita su consuegra y amiga, mi Aguelurca María.

 

 

 

 

 

Anuncio publicitario

Coachella a fondo

Este pasado fin de semana tuve la maravillosa oportunidad de asistir al festival de música que se realiza cada año en Indio, California, mejor conocido como Coachella Valley Arts and Music Festival.

Me encantan los festivales, me encanta la música y me encanta viajar y conocer gente nueva, así que este tipo de viaje resume en pocas palabras todo lo que busco para pasar un buen rato. Coachella es un valle en Indio California, en la parte más árida del estado, decirles que hacía muchísimo calor es POCO, nos levantábamos en promedio a las 8 de la mañana para alcanzar el desayuno gratis del hotel y luego hacer toda cantidad de pendejadas como bañarse y arreglarse (ja) antes de irnos al festival y a esa hora la temperatura ya rayaba en los 30º C, sí, una mamada!

Me sorprendió MUCHÍSIMO la logística del festival, aunque he ido a otros en EU, este es de verdad maravilloso en cuanto a organización, los boletos se los compre al par de amigos con los que fui al festival, allá nos hicimos de unos «shuttle passes» que eran nada más que eso: unos camiones que pasaban por todo conocido hotel de Indio recogiendo a gente y llevándola literal a las puertas del festival. Estos pases se incluyen en los boletos que se compran en fechas regulares. Pero si los consigues por fuera tienen un costo regular de 25 dólares, en todas las estaciones te dan agua fría porque es imperativo mantenerte hidratado en el festival o puede darte una insolación de a peso.

La gente puede acampar en Coachella y hay 2 versiones, car camping y regular camping, como su nombre lo dice, puedes llevar tu carro en la primera y aparte te dan un espacio para tu tienda, cabe señalar que los campamentos están PERFECTAMENTE delimitados, incluso dentro de ellos, en el espacio en el que están hay «calles» que te ayudan a encontrar dónde dejaste tu carro, en estas zonas hay regaderas para los campistas y gozan de algunos beneficio que el resto de la gente no tiene, como: entrar y salir en cualquier momento del festival para por ejemplo ir a comer a su campamento. Este año también adidas les regalaba un par de tennis por cada bolsa de reciclaje que entregaban en sus módulos, escuchamos historias de gente que se había hecho hasta de 4 pares porque no había límite de regalos.

La comida, como en todos los festivales es bastante cara, pero hay zonas que son especiales para mayores de edad en donde venden cerveza y comida un poco más cara pero… DELICIOSA!, desafortunadamente la oferta para vegetarianos era un poco limitada ya que todo alimento bajo esta dieta era frito. (excepto por un lugar mediterráneo muy rico) también venden unas fabulosas rebanadas de sandía que te salvan del calor infernal cuando más pega.

La bebida: para poder tomar en el festival es necesario que primero pases por un ID Check, te dan un brazalete de diferente color por día una vez que enseñas tu identificación y puedes comprar vino y cervezas. También venden la famosa limonada de Coachella, red bull y aguas y jugos en algunos establecimientos, claro, todo muy caro, claro, es en dólares y luego en festival, todo es caro.

El contrabando, no falta, no falla y hay de todo, desde drogas (porque las revisiones que te hacen en la entrada son DE RISA) hasta comida.

El famoso brazalete: no es como en otros festivales en EU en los que puedes dar de alta tu tarjeta e ir dando manazos en cuanto lugar se te antoje comprar algo y luego recibir por la tarde el sablazo en tu estado de cuenta, en Coachella pagas con efectivo o con tu tarjeta (física) o con tu celular en todo establecimiento, pero sus sistemas son extremadamente rápidos.

Las filas… si ibas al baño, a comer algo, o lo que sea que fuera susceptible a hacer filas durante un momento en el que estuvieran artistas tocando, lo más seguro es que no esperaras por más de 5 minutos, entre artista y artista, puede que la fila más larga que te toque sea de 15 minutos… pero no más que eso.

Los baños: Coachella tiene una zona de baños establecidos, ultra, mega limpios y los clásicos sanirent, de a montones, así que literal CERO FILAS.

Coachella app: una maravilla, te permite no solo escuchar a los artistas para que te hagas una idea de lo que quieres ver, también te permitía hacer tus horarios que podías acomodar por lugar, por horario, por artista o como te diera la regalada gana. Cuando tu artista estaba por tocar la app te mandaba una notificación 15 minutos antes para que te fueras encaminando a donde fuera que tenías que ir, ya que el lugar es bastante grande y algunos escenarios sí quedaban a unos 15 minutos de distancia unos de otros.

Seguridad: muchísima, a veces ni cuenta te dabas y alguien estaba haciéndose el chistoso y gente normal en el festival que luego se identificaba como seguridad los removía DE INMEDIATO! incluso nos tocó un día un grupo de chicos latinos (no sabemos exactamente de dónde) caminando con rebanadas de pizza hacia el escenario principal, en 2 segundos estaban rodeados de personal de seguridad que les pedía mostraran sus brazaletes, que por cierto no traían… cómo entraron al festival es un misterio, y cómo se dieron cuenta de que no tenían brazaletes fue sorprendente, actuaron rápidamente, sin nada de violencia y tan, tan.

Datos generales: en general el sonido de los 6 escenarios que visité era INDISCUTIBLEMENTE FABULOSO! Claro, hubo artistas que tuvieron problemas técnicos, algunos incluso estuvieron a punto de cancelar, debido a que las altas temperaturas les freían computadora tras computadora. Lo único que nos faltó en algunos escenarios eran espacios de sombra. En un momento y porque me lastimé la planta del pie fui a una de las muchísimas tiendas de médicos que había y en los 5 minutos que estuve llegaron literal 7 personas con insolación severa. La gente en general en todo el festival es extremo amable, el personal de seguridad te rocía si así lo permites con agua y entre artista y artista te regalan botellas del preciado líquido. También cabe señalar que es un festival PUNTUAL en todo rigor, todos los artistas tocan EXACTAMENTE  a la hora que sale en el programa SIN MÁS, y terminan luego de una hora EXACTA de empezar (excepto Beyoncé, pero obvio quién le pone límites al espectáculo más pinche perro de este año)

En pocas palabras… regresaría a Coachella?… sí, seguro que sí, pero por el momento déjenme me echo un agüita porque… QUE CALÓ!!!

 

No les digo cuáles fueron mis artistas favoritos porque esa es otra historia. 2018-04-21 20.12.46

 

 

 

 

El molcajete que me prometio mi abuela

Mis papás eran muy jóvenes cuando yo nací, así que pasaban la mayor parte del tiempo trabajando y yo pasaba la vida en casa de mis abuelos, casi todos los fines de semana y a pesar de la molestia de mi mamá, prefería pasar el fin en casa de mi abuela Quina, que era la mamá de mi papá. No había más niños en la casa, sólo me gustaba estar ahí, en esa enorme casa que parecía laberinto, donde bien podía ir al anexo de mi tío Pancho o al de mi tío Chavo o con mis bisabuelos que tenían otro anexo a ver películas en blanco y negro o quedarme viendo a mi tío Miguel arreglando un carro en el taller que tenía junto a la casa.

Mi hora favorita sin lugar a dudas era la comida, en esa mesa eternamente cubierta por un plástico cristal, donde había una taza de peltre con cucharas, tenedores y cuchillos del mismo material rebozando de ella para que tú simplemente tomaras lo que ocupabas y tan, tan. Lo mejor siempre era LA SALSA, mi abuela jamás de los jamases usó una licuadora para hacer la salsa, me encantaba verla tatemar jitomates, chiles verdes, cebolla, a veces tomate verde, para hacer esa deliciosa salsa que sólo se sabe hacer de una manera; a mano bajo la piedra que machaca en un molcajete los divinos ingredientes que hacen esa salsa que, no lo nieguen es la favorita de todos los mexicanos (a los que nos gusta el picante). Ese sabor, mi abuela desafortunadamente creo no habérselo heredado a nadie, la mayoría de sus hijos fueron hombres y ya saben, las mujeres son las que se quedaban en la cocina. No he visto que su única hija (mi tía Lety) preparara salsa tatemada, lo que sí recuerdo es que yo SIEMPRE quise hacer salsa como mi abuela.

Cuando tuve edad suficiente, y cuando ya vivía sola, tal vez tendría unos 22 o 23 años le dije a mi abuela que me iba a comprar un molcajete y que quería hacer tal y como ella siempre hizo, salsa tatemada. Ella me dijo, -hija, esto del molcajete no es tan sencillo, lo más fácil es conseguir la piedra, lo difícil siempre va a ser conseguir quién cure bien el molcajete- Fue entonces que me explicó que la piedra volcánica tiene que ser curada con harina de nixtamal para que el molcajete quede bien taponeado de sus volcánicos orificios para que no entre por ahí la melcocha de la salsa, cosa que luego se puede echar a perder y -Dios no lo quiera hija, andamos infectando a alguien de un bicho-

Empecé a ver cada vez menos a mi abuela, iba tal vez una vez al mes a verla y no había ocasión en la que le recordara de mi molcajete. Un buen día me dijo «HIJA YA TENGO TU MOLCAJETE» nomás que ahora no tengo donde curarlo, las tradiciones se acaban con los años y ya sabes, ya no encuentro un molino.

Al poco tiempo, mi abuelo murió y con él el espíritu de mi abuela, aquél molcajete se quedó ahí en su casa sin curar y yo la perdí a ella también poco tiempo después, me costaba un increíble trabajo volverme a parar en su casa y con el pasar de los años me olvidé del molcajete.

Ayer, soñé con mi abuela, era un sueño raro, estaba ahí mi mamá y tal vez mi hermano, lo olvidé casi por completo, pero en un momento del día recordé «ayer soñé con la abuela», sonreí y seguí con mi día, salí de la oficina a recoger un par de cosas con mi proveedor de plantas y flores (sí, tengo un proveedor) y me encontré a un señor ya mayor vendiendo molcajetes, no traía dinero y dije, bueno, ya en otra ocasión será. Fui al banco, saqué dinero para el fin de semana, volví por un lado completamente distinto por el que me había ido y ahí de nuevo estaba el señor, cargando una cantidad enorme de molcajetes, (traía por lo menos unos 7) me volvió a ofrecer el molcajete y lo compré sin chistar en el precio. Todo el camino de regreso venía pensando en mi abuela y su salsa tatemada, en lo maravilloso que fue pasar mi infancia con ella y poder tener aún su recuerdo tan fresco que las lágrimas corren por mi rostro al escribir estas líneas.

Gracias abuelita! por todo, por tanto! y qué crees? YA ENCONTRÉ TAMBIÉN UN MOLINO DE NIXTAMAL. Va por ti!IMG_0109

 

 

The little things

Its amazing finding your purpose in life, or at least realize the stuff that brings you the outer most happiness. I didn’t realize till a few months ago which was the thing that tickle me in that way, and the process was so subtile that I didn’t even noticed it.  You can call it a purpose, a calling, a thing, but it has brought me joy this past years in a way I cannot even describe, but I’ll sure as hell try.

I’ll start to call myself a Collateral Beauty hunter!

I was talking to Phillip about this just a few hours ago. -Have you ever found yourself in front of something or someone that’s so overwhelmingly beautiful that you just cry?- I have found myself craving for this moments, hunting them down and finding them in the simplest of things.

Climbing a mounting and with that sense of accomplishment along with a beautiful scenery makes the perfect Collateral Beauty moment.

I’ve had a few of this moments in my life but definitely 2017 was FILLED with them and I’m so grateful for the people, pets, places that took part of it!

It was a hard year but along with it I found myself been more grateful for the things I lost that were a burden for my personal growth, no attachment just let go with a big thank you. Also with such a hard time in our country I couldn’t be more bless to have the friends and family I have, and the many more I’ve made in such though times. There’s Collateral Beauty in that too. I cannot deny that the simplest of things become so damn important after a difficult time like the one we had this last September. Life is such a precious, wonderful, and rare thing. I’m just amazingly surprised I never saw it with the eyes I see it today. Can it be I’m finally becoming the person I always dream out to be? Or am I just getting old and going trough a midlife crisis?  Anyway… the best is yet to come. Happy 2018!

2017-11-12 18.57.25

 

Historias de Motocicleta

Hace poco más de 3 años comenzó un viaje increíble que cambiaría mi vida y cómo la veo para siempre, mi familia me regaló para mi cumpleaños una motocicleta, una Yamaha FZ16 a la que llamaría «Negra Tomasa» y se convertiría en mi compañera de aventuras, desde hace más de 3 años he subido ya escasas veces a un carro para moverme en la ciudad, literal, llueve, truene o relampaguee Negrita y yo íbamos y veníamos por toda la ciudad. Un año después llegó otra sorpresa, de nuevo mi familia me regalaba OTRA MOTO! esta vez una solamente 9 veces más grande que Negrita una Harley Davidson 48th. Una verdadera belleza a dos ruedas que desafortunadamente no hizo click conmigo. No por la moto, por supuesto que no, sino porque anatómicamente me era muy difícil su manejo, tenía los mandos extendidos y siendo una moto de 1200cc y siendo usada en la Ciudad, se calentaba y mis cortas piernas sufrían porque solía quemarme los muslos y terminamos luego de un año por despedirnos, la vendí con todo el dolor de mi corazón pero con la ilusión de que algún día pudiera hacerme de una moto de mayor calibre pronto.

La necesidad de esa moto fue una inaplazable cuando el gobierno de esta bendita ciudad eliminó el paso de las motos menores a 250cc a cualquier vía rápida. Yo usaba mi moto para ir a ver a clientes, los cuales están en lugares tan lejanos como Contadero o tan horrorosos como Huixquilucan, TENÍA que ingresar a periférico sí o sí y con Negrita me era imposible, empecé a ir a agencias a probar motos de mayor calibre y pensé haber encontrado la ideal en una Ducati Scrambler 400cc, pero estaba algo fuera de mi presupuesto y no quería vender a Negrita para llegar a la meta (dirán que dónde quedó el dinero de la venta de la Harley, pero me lo gasté en un viaje a Indonesia =)

Otro cumpleaños y otra moto, en esta ocasión una BMW R310 mi hermosa Balalaica Balkyria, con la que subo y bajo de la ciudad como si fuera la mismísima dueña del mundo!

A qué vamos con todo esto? Bueno, la vida en dos ruedas es completamente distinta a cualquier otra, todo cambia, los tiempos, el clima, tu look, todo cambia porque ahora andas en moto y también te encuentras con otra cosa, LA COMUNIDAD BIKER, es una que te defiende a capa y espada, es una que ayuda a como de lugar, no he visto un solo, accidente, inundación, momento, en el que un compañero biker necesite ayuda y en el que de inmediato otro biker le ayude y a eso voy con este prefacio:

Hoy venía por el puente de Chabacano cruzando Tlalpan y me encontré con un tapón en el tráfico, acto seguido decidí moverme un poco entre un par de autos y cambiar de carril. Cuando entré a este, de manera casi inmediata sentí un golpe, miré de inmediato hacia abajo pensando que había pasado por un bache, pero me di cuenta que un vehículo me había dado alcance, voltee y le dije al conductor, QUÉ TE PASA?! y de inmediato me dijo, por qué te me metes y aparte vas en medio del carril, tú no tienes derecho!.

Esta historia se repite continuamente, casi todos los días, un conductor de auto cree que SOLO ÉL tiene derecho al carril y pues bueno, eso es mentira! una moto tiene tanto derecho al carril como un auto.

Decidí simplemente pararme, retomar el volante y seguir, pero este muy educado tipo tuvo a bien en adelantarse, casi tirarme de la moto y cerrarme el paso, claro mientras tanto hacía gran muestra de su florido lenguaje, mientras hacía esto, vi a otro motociclista pasar de largo por nuestra derecha, y con todas sus fuerzas dio un puñetazo que casi despedaza su espejo lateral mientras le gritaba «pendejo» y salió a toda velocidad entre los carros. El auto que me trató como trapo, salió volando detrás de él y casi lo alcanza! pero el motociclista viró a la izquierda y el auto tratando de seguirlo quedó como sandwich entre dos carros. Todo pasó tan rápido que todos los carros que seguíamos en el puente simplemente no pudimos hacer nada.

No tengo palabras para agradecer a este Biker que viendo la actitud de este automovilista pues encontró una manera de tratar de hacer justicia por su propia mano. Agradecerle porque seguramente este tipo de tener chance se hubiera bajado de su carro para seguir discutiendo, no sé si es algo que yo en lo personal hubiera hecho, no me gusta la violencia, el asunto pudo haber terminado MUY, MUY, MUY MAL. Por haberme defendido de esa manera donde quiera que esté se lo agradezco aunque repito no sé… no sé si yo hubiera hecho lo mismo.

Esta es solo una de las muchas historias de «salvamento» que tengo desde que soy biker, aunque también hay unas no tan buenas. Sobre todo porque hay muchas personas en la comunidad que son EXTREMADA Y ESTÚPIDAMENTE MACHISTAS. Y me encuentro muchísimo con ellos, es una pena.

A pesar de todo esto, de lo que la gente me dice SIEMPRE que me ve en la moto de que yo soy el chásis, de que la gente muere en la moto, y tantas historias terroríficas, les digo lo de siempre. Los motociclistas imprudentes son más vulnerables a este tipo de cosas, y cuando te toca, te toca aunque te quites y cuando no te toca, no te toca aunque te pongas.

A ustedes que me leen, tengan cuidado, respeten al peatón, respeten al ciclista, respeten al motociclista, respeten al automovilista, y lo mismo les digo a todos los anteriores, si ustedes no respetan LUEGO NO SE QUEJEN.

A mis amigos y a toda la Comunidad Biker, como siempre: GRACIAS Y RUEDEN SEGUROS!

11692680_10153388780228286_8751995354313788923_n

Parte 3: Cuando pase el temblor

Llegamos a Yellowknife la madrugada del 19 de Septiembre. Despertamos luego de una noche en vela tratando de ver más auroras, luego de la elección de nuestras respectivas habitaciones y felices de que ya no tendríamos que compartir un sofá cama, fuimos a dormir plácidamente. Por la mañana y luego de un sueño reparador Fer preparó un rico desayuno rayaban las 12pm en Yellowknife mientras yo me disponía a revisar pendientes con Polo y con Eliud, pasé por la habitación de Fer y le dije

-Puki me aguantas? tengo que hacer una confe con la oficina

-Sip, yo mientras hablo con César, pero no te tardes para aprovechar el día

-Lo prometo

Para cuando me senté en nuestro hermoso pórtico con vista al río y a los vecinos eran pasaditas de las 12 (íbamos una hora atrás), saqué una foto para presumirla con los chico, se las mandé y en ese instante Eliud nos dijo:

2017-09-19 12.15.17

-NO MAMEN! ESTÁ TEMBLANDO BIEN CABRÓN CHICOS!! Mono, habla con los muchachos, habla con tus papás!

En ese preciso instante, Austin me mandó un mensaje y comenzó el río de fotos, de mensajes, nadie de mi familia me contestaba, ni mi papá, ni mi mamá, ni mi hermano y Fer salió corriendo de su habitación pálida como la nieve y me dijo

-ESTÁ MUY CABRÓN MONO!! TENGO QUE HABLAR CON MIS PAPÁS!!!

 

El primero en contestar fue mi papá, TODO BIEN

Luego mi hermano, TODO BIEN PERO NO ENCUENTRO A MAMÁ

Unos 20 minutos después se reportó, se fue a mi departamento corriendo y me dijo que no veía daños, luego se fue a casa, mandó fotos de como su cama había recorrido casi medio metro de la pared, de como los marcos de las fotos familiares en la mesita de la entrada se habían quebrado CASI TODOS. Mandó fotos de mi gatita, de las perritas y dijo, TODO BIEN.

Decir que disfrutamos de Yellowknife luego de ese día, fue casi imposible, pasamos casi toda esa mañana, mandando mensajes, hablando con gente, tratando de ayudar desde lejos lo que pudimos. Por supuesto no dimensionamos la magnitud de lo que había pasado desde nuestra trinchera. Decidimos salir de la casa por primera vez para distraernos, lo cual conllevaba bajar entre las dos una ENORME canoa metálica al río y luego remar hasta la orilla, unos 3km aproximadamente.

Decir que fue una aventura el estar tan lejos de casa bajo esas circunstancias es de verdad POCO, lo que vivimos en Yellowknife en 5 días no basta para media  entrada en este blog, pero la experiencia fue absolutamente diferente simplemente porque el primer día que pudimos disfrutar de Yellowknife pues fue el día del temblor.

Yo, en lo personal, quise que las aguas se calmaran para hablar al respecto, guarde luto por la gente que pereció y también mi luto personal, porque claro, una madre siempre protegerá a sus hijos; Muti, sí fue a ver mi depa y efectivamente se veía bien por fuera, pero Luna y yo fuimos desalojadas y seguimos en espera de que nuestro edificio sea reconstruido para regresar. Muti guardó esta información para no preocuparme cuando estaba tan lejos, para que pudiera pasar unas buenas vacaciones y un buen cumpleaños. No sé si fue la mejor decisión pero fue su decisión y hay que respetarla.

Entonces ahora sí en forma y como debe de ser, en un siguiente post hablaré de Yellowknife, la aventura en el ártico!

Parte 2: La división del viaje

Ciertamente íbamos a Canadá a ver las Auroras, pero también había que aprovechar para hacer dos cosas más: Ver a Beth, a su esposo Luis y a su hija (mi sobri) Isabella y claro, festejar mi cumpleaños, entonces 3 objetivos, 2 destinos: dividámoslo:

Decidimos, claro llegar a Calgary primero, tantear un poco el clima y salir luego para Yellowknife y por último regresar a Calgary para la última parte del viaje donde festejaríamos mi cumpleaños número 37. Pasaríamos 4 días en Calgary, luego volaríamos a Yellowknife donde estaríamos 5 días y posteriormente regresaríamos a Calgary donde terminaríamos con 2 días más: 11 días!!!! INCREÍBLE.

Calgary nos encantó, nos despertábamos por la mañana y salíamos a correr al parque, luego regresábamos a casa de Beth, tomábamos un desayuno ligero y nos íbamos a la aventura con Luis, que es un loquillo lleno de ideas absolutamente locas para pasar el rato, la verdad la pasamos muy, muy bien, con bastante frío pero muy bien, dividíamos nuestro tiempo entre comida, ir a lugares de interés, comida, cerveza, compras, comida, cerveza, comida, patinar, cerveza, caminar sin parar, cerveza y comida.

Cuando cayó el fin de semana nos llevaron a la montaña, a Banff, y no creo que haya estado en un lugar con una naturaleza tan impactante, es de verdad HERMOSO, claro, nos cagábamos de frío pero de verdad es hermoso! Tuvimos oportunidad de comer hamburguesas de animales de la región que no mencionaré para no herir susceptibilidades pero vaya que estaban buenas!

Calgary nos trató muy bien y antes de irnos a Yellowknife decidimos por supuesto hacer planes para mi cumpleaños adelantados y que nada se quedara al aire, decidimos ir al OKTOBERFEST!!! Nos emocionaba mucho pasar el día bebiendo cerveza hasta el hartazgo justificadamente mientras bailábamos Schuhplatter y nos abrazábamos con completos desconocidos que juraban tenían por lo menos una pizca de sangre alemana en sus venas. El plan perfecto!

Y nos fuimos a Yellowknife! Nuestro vuelo salió ya tarde, y llegamos rayando en la madrugada a los Territorios del Norte tomamos un taxi saliendo del aeropuerto y le pedimos nos llevara a Governors Port, donde nos esperaría nuestro transporte a la que sería nuestra casa por los siguientes 5 días, porque no les conté pero, nos quedaríamos en UNA CASA FLOTANTE, en medio del Great Slave River!! sólo con pensar en lo que iba a ser quedarnos ahí ya nos sonaba maravilloso, el frío no nos dejaba pensar más, en medio de una completa oscuridad estábamos esperando por nuestro transporte que no se veía venir por ningún lado mientras nuestro nada ameno taxista nos preguntaba SEGURAS QUE AQUÍ LAS RECOGEN? Decidimos despacharlo sin pensar en nada más y cuando se fue y estuvimos no sólo en completa oscuridad sino en total silencio fue cuando comenzó la magia, miramos hacia arriba y ahí estaban! LAS AURORAS!!!! No es algo que simplemente reconozcas de inmediato, sobre todo cuando nunca has tenido referencia de algo parecido en tu vida, asemejan a una nube en un cielo gris, pero en un momento, precioso e irrepetible SE ENCIENDEN! como si algo en su interior actuara en la atmósfera y PUFF! SE PRENDEN!

No sé como describir lo que sentí físicamente, porque el frío me estaba bloqueando todos los sentidos, pero reí, no paraba de decir, WOW, WOW, WOW NO MAMES!! Fue una experiencia increíble de la que no me aguantaba las ganas de contarle a todo el mundo pero, lo inesperado paso…

2017-09-22 11.08.47

 

Las auroras boleales, una historia en 3 tiempos.

Pues bien, suelo escribir una detallada y muy a mi estilo reseña de mis viajes en mi Facebook, no recuerdo cuándo empezó esto, pero ahora mismo tengo bien claro por qué la reseña de nuestro viaje a Yellowknife es el único que no he descrito en mi Face, aquí en tres tiempos les cuento por que:

PRIMER TIEMPO, Nada es casualidad

No será la primera vez que me lean decir que «nada es casualidad». Un día me encontraba navegando en internet y encontré la foto de una completa desconocida en un lugar que parecía sacado de un cuento de hadas en la foto ella aparecía de espaldas, a sus pies lo que parecía un río congelado, frente a ella una casa azul de madera y sobre ella la más impresionante aurora boreal que jamas haya visto. En la descripción ella ponía lo feliz que estaba de tener la oportunidad de estar en ese lugar y lo bendecida que se sentía. Me encantó la foto, a ella no la conocía, estaba en uno de esos grupos de gente que se hacen en Face y no le di mayor importancia.

Una semana después apareció una oferta, de nuevo en internet que decía «Viaje al ártico 7 mil pesos!» la foto de la publicidad era una montaña, y unas auroras boreales sobre ellas. Acto seguido publiqué en el grupo donde vi la foto de esta chica si alguien la conocía y si me podían contactar con ella. Encontré su nombre «Mar»

Mayo 12 2017: y le mandé un mensaje, el cual no contestó 😦 ni modo así es la vida

Mayo 26 2017: ME CONTESTÓ EL MENSAJE!!!

Luego de eso y de que fuera TAN AMABLE de contestar una cantidad de preguntas capaces de sacar de quicio hasta a un doctor haciendo su examen de admisión a las especialidades de la UNAM, Mar quedó de contactarme con Daniel, quien fue quien le rentó una cabaña en Yellowknife (Territorios del Norte en Canadá) para ayudarme a planear este increíble viaje.

Lo primero que Daniel hizo una vez que me contactaron con él fue decirme, mi cabaña cuesta tanto, pero ya que eres amiga de Mar, te haré un descuento, que fue bastante significativo, yo, simplemente no cabía del gusto y pensé hacer de este viaje uno para recordar, pensé en aprovechar el hecho de que iba a Canadá para visitar a mi querida Bethany en Calgary, planee con ella hasta el último detalle de fechas, precios, lugares a dónde ir, dónde comer, TODO. Quería ir a Canadá para mi cumpleaños, pero también quería aprovechar el puente del 16 de septiembre y al final lo pensé tanto que no hice ninguna reservación. Empezó a llegar muchísima chamba al trabajo y junto con ello planear un viaje que haríamos a finales de Agosto para ver a nuestros clientes en Miami y no tenía tiempo de nada.

Un día, buscando vuelos para Miami mientras hacía malabares para acomodar las casi 20 citas con clientes que tuvimos en sólo 7 días activos de chamba me llamó Fer, mi hermana yogui y me dijo:

-Oye amiga, ya tienes listo todo para tu viaje a las Auroras?

-Nop

-Pooor?

-No encuentro el tiempo de hacerlo, tal vez, termine yendo hasta el año que entra, no sé, yo creo que así le hare

-Y si te digo que me interesaría ir contigo si es a finales de septiembre y que podríamos organizarlo juntas, irías?

… EL RESTO ES HISTORIA.

El 14 de Septiembre del 2017 estábamos saliendo de la Ciudad de México y sin escalas hacia Calgary, me sentía con energías renovadas, nuestro viaje a Miami había sido todo un éxito, el temblor del 7 me dejó tranquila sabiendo que mi departamento, mi gatita y yo podíamos sobrevivir cualquier movimiento telúrico y todo pintaba maravillosamente bien.

Llegamos a Calgary por la noche y nos sorprendió el escrutinio que sufrimos en la aduana, JAMÁS desde que viajo internacionalmente hace casi 30 años me había pasado una cosa así, me sentí violada en todos mis derechos, se nos retuvo en aduanas casi una hora, se revisaron nuestros estados de cuenta, se nos hicieron preguntas no solo incómodas sino que rayaban en lo insultantes, sin embargo sólo viendo la cara de Beth al vernos abatidas y con cara de what saliendo del aeropuerto fue como un bálsamo, se disculpó a nombre de su gobierno por lo vivido pero bien tuvo a explicarnos que el asunto de migración en Canadá es ahora un problema de seguridad nacional gracias a todos los cambios que ha vivido el gobierno del país del que ambas somos vecinas.

Por fin estábamos en Canadá! y la aventura comenzaba, todas las «casualidades» se reunieron para que eso pasara y nosotras, no esperábamos nada más que una cama tibia en la cual dormir y empezar a explorar al siguiente día con ánimos renovados. Un viaje que habíamos también dividido en 3 partes nos esperaba y estábamos muy ansiosas, lo bueno estaba por comenzar.

2017-09-15 11.38.41

 

Para ti soy MoNo

Por qué es tan difícil aceptar el hecho de que alguien se presente con su sobrenombre? Si esa persona lo ha adoptado como su nombre y así se presenta no entiendo por qué a la mayoría de la gente le cuesta tantísimo trabajo aceptar este hecho. Desde que salí de la universidad en el 2002 me he presentado con todo el mundo como MoNo. Es una personalidad que adopté y que me gusta y que me gustaría que todos respetaran, pero no falta quién diga:

 

Extraño: Mono? por qué Mono?

Yo: Así me llamo

Extraño: Pero por qué?

Yo: Me vas a decir así o quieres que también a ti te cambie el nombre?

 

No entiendo en serio por que es tan difícil entender algo tan simple como eso. Si alguien se presenta conmigo y me dice, Hola soy Mary, no voy y le cuestiono, Mary? NO NO CHIQUITA, tú te llamas María y así te voy a decir, o por qué Mary y no María. Cierto?

A qué va este post? bueno a algo muy, muy sencillo, porque ya lo he dicho mil y una veces, RESPETEN si yo me presento como me presento qué chingados tienen que estar preguntando la razón de mi existencia, NI ME CONOCEN acepten que así me gusta que me llamen como a ustedes les gusta la Nutella o cagar con la puerta abierta y a mi me vale madres.

No, no es mi nombre, no, no es el diminutivo de nada, no, no soy Moni, ni Mona, MONO!

 

#YoTambien #MeToo

Captura de pantalla 2017-10-16 a la(s) 17.46.19

Corrían los últimos años de la universidad, quien me hubiera conocido entonces sabe lo mucho que cambié desde que entré en ella, en el transcurso de ella y cuando salí de ella. La universidad representó para mi el principio y el fin de muchas cosas, relaciones, amistades, pero sobre todo representó el fin de mi inocencia.

Verónica fue tal vez la persona que más me marcó en esta etapa, para bien y para mal. Era una época en la que no existían las redes sociales y en la que todas las locuras que podíamos hacer entonces solo existían en la memoria de unos cuantos y en mi propia mente, en mis propios recuerdos. Lo que pensábamos que era gracioso, desafiante, maduro incluso nos ganó la fama de fáciles, de putas, de locas, un par de chicas, que sin importar la distancia, la hora, el lugar, salíamos de fiesta y no analizamos jamás las consecuencias de nuestras acciones. Curiosamente, y hablo por cuenta propia, a mi no me valió nada sino una pura etiqueta a la que jamás le llegué a los talones. Ciertamente soy una persona con muchísima energía, siempre aguante la fiesta, el alcohol, la locura, sin haberme metido una sola droga, lo único que habitaba en mi era un sentido de aventura con un grado intolerante al aburrimiento, salía y llegaba al siguiente día a casa sólo para volver a salir a la siguiente noche y repetir el ritual ad infinitum.

Una de esas noches, Verónica y yo fuimos a una fiesta en una zona no muy bella de la ciudad, cerca de la UNAM, por la zona de «la bola», había muchas ocasiones en las que en las fiestas ella se me perdía o yo lo hacía y sabíamos bien que al final una nunca se iría sin la otra, pero esta fiesta desde que llegamos no me gustó, no me sentí cómoda, la música me pareció nefasta, la gente, nada, nada disfruté. Habíamos ido a la fiesta porque nos invitó un chico que andaba tirándole los perros a Vero y esa noche se la pasaron pegados como lapas, yo siempre dejaba que ella se divirtiera, tal y como ella me lo permitía a mi, pero cuando una no se sentía a gusto hacíamos lo posible por irnos. Cabe señalar que para la última etapa de la universidad Vero y yo pasábamos por momentos complicados en nuestra amistad, poco a poco nos fuimos perdiendo la confianza, la paciencia y sobre todo el respeto. Así que cuando rondaban por las 6 de la mañana y era la enésima vez que le dije que quería irme me dijo: -pues vete, yo aquí me quedo- y eso hice. Estúpidamente no llevaba un quinto, al ver la hora decidí no hablarle a mis papás e irme caminando a la casa, todas las grandes historias, en su mayoría terribles historias empiezan con un «se me hizo fácil».

Las calles estaban desiertas, caminé y caminé y agarré un cómodo ritmo, pasaba frente a la Aurrerá que está sobre Avenida del Imán frente a Plaza Cantíl venía en sentido contrario a los carros y fue ahí cuando un vocho color azul claro se igualó a mi paso:

-Guapa, a dónde te llevo, qué haces a esta hora tan solita-

Lo ignoré y mi instinto me hizo alejarme, así que crucé la avenida y seguí mi paso, jamás me imagine, que el vocho daría una vuelta en «u» para seguirme, y tontamente le hice las cosas más fáciles, ahora venía caminando en el sentido de los autos que me persiguiera en su carro sería sencillísimo!

Bajó del auto, era un hombre desaliñado, con pinta de albañil o algo así, se acercó a mi y en su caminar noté que traía un cuchillo, el cual acercó a mi cuerpo mientras me tomaba del brazo.

-Te dije hija de puta, que te subieras al pinche carro, yo te llevo golfa!

Supe en ese instante no solo que me iba a violar, supe también que me iba a matar! El instinto de supervivencia se activó y logré zafarme de su brazo, corrí, corrí tanto! Entendí mi error, y crucé la avenida para caminar al sentido contrario de los autos sin mirar a ningún lado más que al frente, escuché como arrancó su carro pero como no podía volver a dar vuelta, entendí entonces que tenía que meterme entre las calles y por obra de un milagro logré perderlo. Todo el tiempo que iba corriendo pensé en mi madre, en mi padre en mi hermano y en la pinche Verónica, la maldije una y mil veces y llegué entonces a una casa, pedí auxilio, me prestaron dinero, subí a un taxi, llegué a casa casi rayando a las 8 de la mañana, lloré sobre mi almohada hasta que me quedé dormida por tal vez un par de horas, mis papás se habían dado cuenta de la hora a la que había llegado y me castigaron, me pusieron a lavar el carro de mi mamá y de mi papá. NO LES DIJE NADA.

Por qué no les dije nada? pensé que iba a meter a Vero en un apuro, pensé que jamás me dejarían volver a salir, pensé literalmente en muchas pendejadas y me quedé callada. Pero a Vero, a Vero le conté todo y saben que me dijo: -Guey se me hace que estas exagerando, NO MAMES, estás aquí y no te pasó nada-

No volví a ser la misma después y el hilo que nos unía como amigas se rompió. Mi amiga, negó el ataque que tuve, lo hizo menos, hizo lo que muchísimas personas hacen ante los ataques a mujeres en nuestro país. Eramos jóvenes, sí, no la estoy justificando, pero ahora, con el pasar de los años me doy cuenta que esto pasa, una y otra vez, que se ha vuelto el pan nuestro de cada día y que seguramente al pensar atrás, la culpable hubiera sido yo, seguro yo lo provoqué seguro, yo lo incité, qué diablos hacía caminando sola a esa hora? por qué no me acompañó nadie? por qué no traía dinero? en fin todas esas excusas que se escuchan cada que una de nosotras es agredida. Por qué? por qué tiene que ser así? por qué me pasó a mi también? #YOTAMBIEN #METOO