The Senses

La primera vez que fumé marihuana tenía 22 años, y desde aquella vez tengo contadas tal vez con los dedos de una sola mano el resto de veces que la he fumado. El efecto que tiene en mi es de verdad muy gracioso. Como decimos los mexicanos “se me sube el payaso” y es que me comienzan a dar unos ataques de risa INCONTROLABLES que pueden durar horas. No es algo malo, pero es una experiencia que prefiero que se quede como una que pueda repetirse en pocas ocasiones para poder disfrutarse como debe ser, eso y que en realidad tengo una personalidad intensa que no necesita de mayor ayuda para pasársela bien.

Sin embargo hace unas semanas, estuve de visita en Denver CO. Fui sin mayor plan, a visitar a amigos y resulta que por allá el uso de la marihuana con fines medicinales es legal y hay dispensarios por todo el estado, la persona con la que iba conocía varios de estos lugares y yo tenía muchas ganas de probar un comestible, así que nos decidimos por algo muy pequeño con una baja concentración de THC, una “gomita”, una vez comprado el paquete, salimos del dispensario, y sin más abrimos el paquete para probar, yo debo señalar, soy extremo cobarde para este tipo de asuntos, me imaginé que me iban a pasar muchas cosas y me acobarde de inmediato, pero mi acompañante me aseguró que era una cosa tan pequeña que seguro no sentía nada. Siendo él el experto, me sentí segura, tomé la gomita, la comí y lo primero que salió de mi boca fue un “wow!!! Sabe deliciosa!!!” Y eso fue todo.

Nos dirigimos a nuestro Airbnb y preparamos el carro así como una pequeña maleta para ir a Lost Gulch Lookout, yo me senté en un sillón y pasó por mi mente la primera vez que había probado marihuana y recordé que me daban ataques incontrolables de risa y entonces sucedió… comencé a reírme de manera incontrolable, estaba segura que la gomita empezaba a hacer efecto y cuando entró mi amigo a la habitación me dijo, -Es en serio?, no he sabido de nadie a quien le haga efecto esto de esa manera- y el ataque de risa continuo, cuando subimos al auto, yo ya había perdido todo sentido de la realidad, mi cuerpo se sentía ligero pero mi abdomen me dolía de una manera indescriptible (era la risa) mi lengua comenzó a alentarse y las palabras salían de mi boca con una parsimonia incomprensible para mi. Las ventanas del auto estaban abiertas y mi pelo revoloteaba sobre mi cara pero la lentitud con la que respondía mi cuerpo al impulso de retirarlo de mi cara era tal que cuando por fin lograba tocar mi cara no podía creer lo que sentía, era como si todos y cada uno de los átomos de mi cuerpo eran sensibles y existía un micro espacio entre la piel de mis dedos y la de mi cara. Todo esto me resultaba tan increíble e inexplicable que traté de pedirle a mi amigo me grabara para tener testimonio de lo que me estaba pasando, en mi cerebro las palabras se aglutinaban en inglés pero salían de mi boca en francés, en hebreo, en español, pero el inglés estaba completamente bloqueado, me reía de ello y mi compañero no entendía lo que sucedía, lograba entender cada palabra que me decía en inglés, mi cerebro podía procesarla, contestarla en mi cabeza pero las palabras solo salían en esos otros 3 idiomas y no lograba entenderme.

Para cuando llegamos al mirador, mis piernas no respondían y no podía salir del auto, mi boca estaba completamente seca y en mi cerebro las ideas se aglutinaban; muchas cosas pasaban por mi mente:

  • Esto es normal?
  • Imagínate si hubieras comido un brownie o algo más grande
  • Y si no hubieras estado en un estado positivo en tu vida cómo sería la reacción de tu cuerpo?
  • Por qué no puedo moverme?
  • Por qué mi cuerpo no me responde?

Y entre cada pregunta me reía de todo y nada salía de mi boca más que risas. Obtuve ayuda para salir del carro y sentarme en el mirador, mientras mi amigo revisaba el auto que por cierto,  se había sobre calentado, yo me sentía súper culpable con él al estar en ese estado tan deplorable y no poderle ayudar en ese momento y ser una carga más que una ayuda, cuando trataba de decírselo el inglés sí fluía y entonces me decía, -no, no, no te preocupes, pensé que bromeabas pero puedo ver en tus ojos que estas completamente fuera de ti, disfruta tu viaje-

Y entonces créanlo o no, comenzó un verdadero viaje, me senté en una banca del mirador y esto fue lo que ocurrió:

Frente a mi, se levantaban las montañas y yo comencé a hablar con ellas dentro de mi cerebro, me contaron la cantidad de años que llevaban en el mundo, lo que se sentía ser una montaña, que cayera la nieve sobre ellas y que los árboles crecieran en ellas y me hicieron sentirlo, me contaron también que iba a nevar pronto y debía poner mucha atención a sus cimas. En un instante me volví transparente y permeable y el viento atravesaba a través de mi cuerpo y me podía elevar como un papalote, sentí como cada uno de mis órganos sintió el viento por dentro y luego desaparecían y me fusioné con toda la naturaleza, me sentí el viento, me sentí lluvia, tierra, árbol, agua, fui todos los colores y después ninguno. Perdí por completo el sentido de la gravedad y todo mi cuerpo se elevaba, mis brazos se movían hacia arriba al igual que mis pies y perdí todo miedo, todo dolor, todo sentido porque era una con la naturaleza, fue hermoso, pero en un momento sentí absoluto pánico, no entendía lo que estaba pasando y agradecía los momentos de lucidez donde efectivamente me puse a grabar todo lo que sentía, olía, probaba y pensaba, me perdía por completo y estos momentos de lucidez se apagaban mientras mi cuerpo volvía a entrar en ese letargo, empecé a sentirme incómoda porque me percaté que había gente viéndome, sabía que probablemente se daban cuenta de lo que me pasaba y procuré meditar, cerrar los ojos fue otro viaje completamente distinto. Me percaté que era total y absoluto vacío y ahí me quedé en la inmensidad de la nada, contemplando la negrura, sentí que me quedé ahí sentada contemplando el vacío por horas enteras, perdí todo sentido del tiempo también.

Estaba oscureciendo y nos fuimos, no sé como llegué al auto, no me percaté del viaje de bajada al mirador, no recuerdo nada desde que la gomita hizo su efecto hasta que logré comer habían pasado 6 horas aproximadamente.

El hambre me invadió y comí hasta el cansancio pero mi cuerpo se seguía sintiendo diferente, de repente mi cabeza se tildaba hacia atrás sin que pudiera regresarla al mismo lugar por algunos segundos y pequeños ataques de risa acompañaban a todos los activos de mi viaje en su camino fuera de mi cuerpo, jamás había tenido una experiencia ni medianamente parecida, ni en un sueño, tal vez en una meditación pero por lapsos muy pequeños, esto, es materia de un tejido indescriptible de desmenuzar y fue fantástico. Pero al igual que aquellos ataques de risa que suelen darme cuando fumo, creo que experiencias tan maravillosas como estas no deben ser abusadas, fue, increíble porque fue único y especial y no quiero sobre escribir en esta experiencia tan bella e irrepetible, fue, lo que fue, en el momento que debió de ser, y ahí se quedará, como el día que perdí el sentido de todo para sentirlo todo, con todos los sentidos y en todos los sentidos.

(La foto adjunta fue tomada por mi en el lugar que tuve la etapa más bonita de mi viaje, y las montañas al frente son esas que describo al final del texto, la banca que ahí se ve es donde me senté a experimentar esa experiencia )

What feels dangerous

No sé en qué estaba pensando al confundir Malinalco con Amealco, al leer las instrucciones de la invitación y ver que el trayecto sería de 2 horas y media, para mí era el total del la ida del regreso, no 5 HORAS en total! De verdad no sé dónde tenía la cabeza, pero el compromiso estaba hecho, la moto preparada, el lunch en su bolsa, las rodilleras, el casco con el intercomunidador cargado y el tanque lleno de gasolina. 

No, no era mi primera salida a carretera, pero sí que era la primera que iba a durar HORAS de ida y HORAS de regreso, la cita, confirmada y a las 7:30 am estaba reuniéndome con las primeras mujeres del convoy. Una rodada aunque mixta, conformada en su gran mayoría por mujeres, mi moto, curiosamente era de las cilindradas más pequeñas 310cc, empezaron a llegar las demás, 800, 1200, 1800cc!!! Empecé a emocionarme!

Cuando ya éramos 7 motocicletas emprendimos la salida al segundo punto de encuentro al norte de la ciudad y solo una moto más tenía la misma cilindrada que yo y de todas solo una tenía la cilindrada más pequeña que la mía 250cc, sin embargo era una moto mucho más alta y se veía imponente una Yamaha Tenere.

Un total de 14 motocicletas, 1 auto, 3 niños 14 mujeres, 3 hombres. Todos desmañanados, completamente equipados recibimos pequeñas instrucciones de seguridad, cada quién aprendió su lugar dentro del convoy y entonces se empezó a hablar de velocidades, 120, 130, 140km/h llegaron a escuchar mis odios, y toda la emoción que había sentido cuando partimos a reunirnos con el segundo convoy se convirtió en total, absoluto y completo MIEDO, no aquel que paraliza, sino ese que te pone alerta. Una de las chicas y su novio se acercaron a decirme -Todo bien?, se te ve preocupada-

Lo que pasa es que sí, esta niña, se daba cuenta que estaba saliendo a rodar por primera vez al ritmo de otras personas y no el que ha tomado cuando se va al valle del conejo o al Ajusco con sus amigos, un máximo de 100km/h mientras piensas en quesadillas y tacos de cecina no se compara con un grupo de 14 motocicletas con 13 pilotos femeninas que llevan su propio ritmo y su ritmo no es para nada al que estás acostumbrada y por 2 horas y media!!!! (solo de ida). Me sentí tan nerviosa que me fui a mi moto, abrí el TopCase y me comí una manzana, si no hacía eso me hubiera comido las uñas hasta quedarme en muñones. Lina se me acercó y me dijo -Muy rápido MoNo?, no te preocupes, yo me voy detrás tuyo y te cuido- Acordamos en la velocidad más baja posible para una carretera como la de Querétaro 120km/h y aunque seguía pareciendo mucho para mi, me sentí segura y entre hermanas, nada malo pasaría. Amén.

¡Salimos! Al principio y estando todas juntas las cosas son mucho más sencillas, las punteras indican todo, baches en el camino, velocidad de crucero, todo, y tú solo tienes que seguir las instrucciones y todo está bien, todo está bien hasta que llegan los trailers. Esas moles enormes que por inercia empujan todo el aire que te tiene contenida y cuando pasan a tu lado te dan un pequeño impulso hacia los lados, tienes que tener TODOS tus sentidos en alerta, mientras la moto ruge y alcanza velocidades a las que jamás la habías sometido, las curvas son otra cosa, otro animal difícil de digerir pero que se va haciendo cada vez más ligero, más sencillo. 

Como respuesta a mi miedo y sin darme cuenta, uno de mis hombros estaba completa y absolutamente paralizado, la tensión se apoderó en su totalidad de él y mi clavícula apuñalaba mi cuello, cuando me percaté de esto y traté de relajarme me di cuenta de todas las pequeñas cosas que mi cuerpo hacía para combatir el sentimiento sin que yo terminara paralizándome, las manos completamente cóncavas, sin opción a estirarse, las ingles y espalda baja completamente rígidas, la mandíbula apretadísima, el cuello tenso y los ojos viendo a todos lados, atrás, para ver si me seguían, al frente para seguir a mi convoy, a los lados para cuidarme de trailers y carros que pasaban, cuando me percaté de todo esto, y traté de relajarme me empezó a dar frío, todo el cuerpo temblaba, las manos, las piernas, los brazos. Fue entonces cuando traté de recordar que el miedo también es una protección, todo ese mar de adrenalina protegiéndome de los elementos y manteniéndome alerta, respire, comencé a escuchar más claramente la música que sonaba a lo lejos en mi casco y aunque seguía tensa pasó el miedo y se convirtió en atención, absoluta, total, completa. Empecé a escuchar mi respiración dentro del casco, rítmica y continua, y el camino se volvió mi compañero y todo a partir de ahí fue disfrute. 

Cuando la tensión fue reemplazada por atención me di cuenta de lo bello del paisaje, de lo inverosímil que es la campiña mexicana, pero sobre todo de la magia que crea el tener comunidad, una tribu que comparte los mismos sentimientos que tú al mismo tiempo que tú, lo que significa no solo andar en moto sino formar comunidad con mujeres que también son motociclistas y darte cuenta que esa tensión, ese miedo, esa adrenalina es compartida al mismo tiempo y en el exacto mismo espacio en el que tú estás. Todas hemos sentido miedo, todas hemos experimentado historias parecidas porque somos mujeres y amamos la vida en dos ruedas y qué bonito, qué bonito compartir y vencer el miedo… Juntas.

Finding

I got a promotion and with it I had to move to Queretaro. I was living in a beautiful apartment in Mexico City just around Condesa, but when I got the promotion, I was ecstatic! I have always loved change, moving around and finding new places.

But shortly after I received news of the promotion, I met a guy, and our relationship became pretty serious in a matter of weeks.

The happy feeling of moving to Queretaro soon vanished because I didn’t want to spend a second away from this guy that had become so important so fast. I promised myself I would make it work, and every weekend for 4 months, I went back and forth to be with him. Until he broke up with me. I went back to Querétaro with a broken heart and no one to actually talk to about the situation. I was in this new place, living by myself and just crying my heart out. I felt lonely and sad, and all I wanted to do was leave this new place and go back to Mexico City and make the relationship work. I was devastated.

Every day I would drive myself to my office just to come back and fall down into that lonely abyss and cry myself to sleep every night. I was feeling so deeply alone.

A few days passed, and one morning I went down the stairs of my house to find a cat inside my living room. She didn’t move, meow, or get scared (God knows I sure did!). She gently and slowly walked towards me and then started rubbing herself on my leg. I leaned down to stroke her and ask her, Hey! How are you? What’s your name? I saw a collar but no name tag. She turned around and ran to the window and left just as silently and swiftly as she had when she entered the house. I remember smiling and taking a box of cereal back to my room. To my place of solitude.

Later that afternoon I called my mom and told her what happened, and she immediately said,DO NOT FEED IT MONO! It’s not your cat! You don’t know where it’s been or if it even has an owner or anything! If you feed it, it’ll always go to your house just for food, and well, you are going to be feeding a strangers cat! PLUS, YOU ARE SO ALLERGIC! DO NOT FEED IT MONO!

“OK, Mom! OK! I wont. Thanks for your input.

The next day, though, the cat was back in the house again. She explored a bit more, going all the way into the kitchen and now answered by meowing in reply to my random questions. It was very weird how she kept interrupting my solitude with her very mystic and majestic personality, as if saying, “Hey there! I’m just checking if you are still alive. OK, bye now!” And she left again.

The weekend was over, and I went back to work. When I returned home that evening, the cat was waiting for me ON MY BED! I was very surprised to see her there, but I was also quite happy to find someone to talk to. I didn’t feel so lonely. That day I discovered that “it” was a “she,” and I started calling her Gatita (Kitten).

A whole week passed, and Gatita kept getting into the house during the day and getting out during the night. I figured she was just going back home, but for the next week, she stayed over, and after that she never left. I never saw a sign asking for a lost kitten. I asked my neighbors, but they had never seen her before. So I started feeding her, and my mom went a little crazy (along with my allergies).

I TOLD YOU NOT TO FEED HER! Well, never mind, send me a picture or something. Is she pregnant?! OH GOD, MONO! WHAT ARE YOU GOING TO DO WITH BABY KITTENS?! I hope she doesn’t have fleas! Does she have a name? AAAAWWWW, YOU SHOULD CALL HER FELIX!!! TAKE HER TO THE VET! WHAT IF SHE HAS RABIES?!

OMG, Mom! Do you want me to keep her or not?! How can I call her FELIX if its a SHE?! You know what? I’m taking her to the vet. I’ll talk to you later.

The sadness that was instilled in me previously quickly disappeared with the thought of seeing with my cat every day. I never gave her a different name, and Gatita simply turned into Tita. She would sit next to me at night until she fell asleep and wake me up with little purrs in the morning. I started to feel better in no time. When I finally stopped thinking about my ex (whom I shall call Israel) he suddenly called me and asked me how I was and how was I feeling. Then I told him about the cat and how she had helped me with the sadness he caused me after we broke up. He was so excited about the cat and very sorry about what happened. He confessed he missed me and said a million other things, and eventually we got back together. Later on, he moved to Queretaro, and Tita was only the first of three cats we ended up taking in. Each of them found us exactly when we needed it, in magical and unexpected ways.

Israel and I decided we were going to move abroad, the 12,500-kilometer trip was a big deal. The first thing we knew was going to be difficult was moving away with three cats. There was never an argument about not taking them. NEVER. We knew they were coming with us, and that was it.

When we made the decision to move, we took the cats to the vet, and started the research for the trip. But then something happened. Tita started to leave the house and not come back during the night. Our cats were always free to go out and about if they wanted, but they always came back home for the night. Tita left for three nights straight, and we almost lost our minds. A neighbor told us she had taken care of Tita the same way I was now until Tita found me. Tita would go to the neighbor’s apartment for a few hours then leave. She began leaving for longer periods of time and then entire nights.

We realized right then and there that Tita had made the decision to not move with us, and Israel was very sad about this. We had actually learned a few days before that we could only take two cats with us, and we were thinking about paying someone to take one of the cats, or send it by courier or something. We never argued about this inside the house, but Tita just knew, and she made the decision for us. I also realized right then why Tita had found me when I was so sad and lonely and why it was time for her to move on now – exactly the same way I had needed to move on to the next chapter of my life.

It was time for Israel to leave and get all our things ready for our arrival to that foreign country. The day he was supposed to leave, no one could find Tita, not even our neighbor. A week had passed since we last saw her and we were afraid she was dead, sick, or something bad had happened to her. I remember feeling a huge hole in my stomach.

We needed to go to Mexico City to catch a plane, and Israel was crying his eyes out. He couldn’t believe that after three years, he couldn’t even say goodbye to his furry baby. We closed the house doors, walked to the car, and called Tita with treats, food, and jam all the tricks in the book but nothing. Fifteen minutes passed, and we just started to drive away. I remember feeling so sad and lost. I also felt a little guilty, Israel was leaving before me and the rest of the kittens to get us an apartment and maybe a job, so that meant that I could go back home and see her again, but Israel would never have the chance to do so. We drove away.

I don’t even know how he noticed, but Israel suddenly stopped the car, opened the door, and ran back to the house. There Tita was, standing in our parking space! Israel grabbed her, kissed her, and we both cried as we said goodbye to our baby girl. It was one of the most sad yet magical moments I had ever experienced, and I was also so grateful that she was there to say goodbye.

The cat that had found me, that showed Israel and me a different way to love, was saying goodbye to us and letting us go. She was moving on and so were we.

I never saw her again. To this day I can’t believe the way she found me and showed me the path to find myself, as well as teaching me how difficult and extremely sad it can be to say goodbye. But sometimes you just have to move on and carry on.

Tita

What I miss about you…

I had a dream last night. As it always happens (at least in my dreams) some parts are kinda blurry and I’m not sure that the characters are quite defined. I do remember that 2 of my greatest loves where part of that dream. With one of them I talked, and I recall the feeling of being heard with attention bounded to love.

I don’t even know how to describe this, but it kinda feels like when you love someone, and you are listening to whatever they have to say and you hope deep in your heart that they are happy and wish them the best, just because you love them. In this particular case it felt like that but it had a hint of romance in it, and a desire that only comes from passion.

I miss that.

With the other guy, we didn’t actually talked that much during the dream. We sort of had an interaction with another person but the feeling I had was of great caring, he only wanted me to find what I was looking for. He hugged me in the way you hug a person that you love. I could smell his clothes, and it was so real that it made me wake up.

I miss that too.

I certainly loved this guys in a moment of time, and I don’t miss them, not in the romantic way that you might expect after all the time spent together, I did woke up yearning the way it felt to be loved like that by another person. I have found myself in this knowledge trip, that has made me realize that self love is very important, and I feel the love that I pour into myself everyday, and the one that my friends and family also feel for me, but after been almost 3 years single (without counting the mingle) I realized just now, that I really miss been loved that way.  And that that’s ok.

13566907_10154238455228286_349355895071529938_n

Good waves

I was immerse in a surf trip for 12 days without knowing at all what to expect. I have never, ever surfed in my life and the thought of a rough ocean gives me the creeps, but I got involved in the adventure not precisely cause of the surf, but then I was, amongst ONLY surfers and the adventure was to say the least… unexpected.

Many of the things I did during this trip were not on the same lane that I usually travel, or at least not on the same lane that I’ve been traveling like for the past 10 years. I realized all ages surfers travel this way: not knowing what to expect, not knowing were to stay, not knowing what will happen tomorrow, sometimes completely off the grill, cause they live the waves exactly as they come and they enjoy them EXACTLY as they come, but above all, as if this good waves were exactly the last good ones they will see for the rest of the season. So they get up extremely early in the morning for a surf at 5-6 am, and they get back to their accommodations as soon as the body cannot deal with the hunger any more, they have a small breakfast that they usually prepare themselves, and wait till they are ready again to get the GOOD WAVES. A visit to the ocean 2 or 3 times a day sounds about right for them.

I realized that they live life to the fullest each day, day by day. Falling from the wave, getting up again and again till they can ride it and then they paddle again, they walk again, and jump into the water again, and again and again, and again.

Most of this people work hard a regular job that they squeeeeeze till the last breath so they’ll have money to travel and surf to wherever the waves take them. I thought I traveled a lot, but damn you should talk to this people, not a single one of them has an empty passport, dozens of countries visited, for the GOOD WAVES, some of them speak many languages including the crazy surf lingo that it is absolutely imposible to understand if you are not into surfing, as well as a set of crazy rules in the water that everyone talks about cause they are always broken by a few, and also, an endless list of nationalities blend in the water, a cornucopia of languages is spoken in and outside of it, and in there every man and girl paddles for itself.

I found myself been an outcast in the water, all I could do was swim and wait, so I got out of it, meditated, ran, practice yoga, walk, enjoy the scenery, read. When people found out I wasn’t a surfer they all made a weird face and ask: -what do you do here then?- But even though I wasn’t a surfer what did happen was that I got adopted by them all, the late night talks were an absolute delight, as well as the food and beer, and my God did I laughed, I laughed till I couldn’t deal with it any more. And even though I couldn’t understand whenever the conversation drifted to surf, I found myself immerse in this community that open their hearts and lives and sometimes souls to me as much as I did too.

I am extremely grateful I was involved in this experience, with all it’s ups and downs, with all it’s strange places and spaces, with all of the Mexico I have never heard of!

MY GOD! how many surf beaches can there be in out coasts?! and the astonishing  beauty of them! This trip made me see a part of me I hardly see, it was a trip of introspection and self awareness and I’m so thankful above all for the places I saw and the people I meet that I know now will be a part of my life from now on and hopefully for a long time.

Will I ever be a surfer? doubt it. But did I get the Good Waves… I sure did.

Thank you all: Thank you Owen, Phillipe, Yhonathan, Gastón, Ellie, Sarah, Belen, Austin, Mitchel, Jana, David, Alex, Marcelo, Leonardo, Yaron, Katherine, Miguel, Raúl, Olie and Chris. For the time, the beers, the tips, the patience, the card games, the hugs, the kisses, the rides, the love. May you always have Good Waves wherever you go.

IMG_5636IMG_3016IMG_5407IMG_5608IMG_5463

Amistad, una historia que rompe fronteras.

Luego de este duro episodio de depresión que considero estoy ya con 3/4 de cuerpo fuera y del que salí gracias a mi familia, ayuda psicológica y no sé, seguir tratando de mirar al frente y retomar mis hobbies me encontré dándome cuenta de la importancia de una línea de apoyo basada en la amistad.

Tomen nota, no soy de esas personas que tienen una mejor amiga ni un mejor amigo, soy de esas personas que tienen amistades bien importantes en su vida. Unas, claro, más fuertes que las otras, pero esas, justo esas que son bien importantes no están basadas en el cafecito de una vez a la semana a platicar cómo fue la vida en estos días de ausencia, no, no, yo puedo dejar de ver a alguien que amo profundamente (amigo u amiga) pero que sabe que sin lugar a dudas tendrá mi apoyo en cuanto levante la mano porque ha tropezado o simplemente porque siente que se cae.

Algunas de estas MUY importantes amistades llegaron en momentos que formaron mi vida en particulares momentos que me han moldeado y hecho quien soy: mis amigos de la UIC, mis amigos del yoga y mis amigos del Dharma pero hay unos, unos bien especiales, que solíamos salir a TODOS lados juntos, TODO el tiempo, me vieron en los mejores y peores y momentos de mi vida y cada que puedo se los presento a ese cúmulo de personas que van formado parte de mi vida mientras voy avanzando por el camino, esos son LOS DE QUERÉTARO!

Estas maravillosas personas, a quienes hoy dedico este post son mis hermanos, hacemos esfuerzos enormes, por vernos, cruzamos fronteras, desafiamos al tiempo, destrozamos la distancias y crecemos, crecemos en número y somos como un virus desperdigado por todo el mundo. Acompañando nuestras historias a lo lejos y con el paso de los años, seguimos estando ahí, presentes, de lejitos, pero unidos por este hermoso lazo de amistad y de amor incondicional.

Juntos en esta red, hemos viajado, llorado, reído, empedado, bailado, cantado, acurrucado, odiado, comido, remediado, caminado, nadado, brincado, amado, perdido y encontrado de la mano.

En 2007 llegaron a mi vida (solo un par unos años antes) pero desde entonces puedo decir que encontré a mis almas gemelas, a mis hermanos y hermanas en armas a mis más hermosos regalos que la vida me pudo dar. A todos ustedes solo quería decirles que los amo, que muchas veces los extraño, que estoy feliz de sus alegrías y los acompaño en sus llantos, que aquí estoy para ustedes como sé que ustedes están para mi.

Los quiero, los quiero mucho a mi familia queretana mundial y de aquí hasta el infinito. Gracias por todo, gracias por tanto!

 

Coachella a fondo

Este pasado fin de semana tuve la maravillosa oportunidad de asistir al festival de música que se realiza cada año en Indio, California, mejor conocido como Coachella Valley Arts and Music Festival.

Me encantan los festivales, me encanta la música y me encanta viajar y conocer gente nueva, así que este tipo de viaje resume en pocas palabras todo lo que busco para pasar un buen rato. Coachella es un valle en Indio California, en la parte más árida del estado, decirles que hacía muchísimo calor es POCO, nos levantábamos en promedio a las 8 de la mañana para alcanzar el desayuno gratis del hotel y luego hacer toda cantidad de pendejadas como bañarse y arreglarse (ja) antes de irnos al festival y a esa hora la temperatura ya rayaba en los 30º C, sí, una mamada!

Me sorprendió MUCHÍSIMO la logística del festival, aunque he ido a otros en EU, este es de verdad maravilloso en cuanto a organización, los boletos se los compre al par de amigos con los que fui al festival, allá nos hicimos de unos “shuttle passes” que eran nada más que eso: unos camiones que pasaban por todo conocido hotel de Indio recogiendo a gente y llevándola literal a las puertas del festival. Estos pases se incluyen en los boletos que se compran en fechas regulares. Pero si los consigues por fuera tienen un costo regular de 25 dólares, en todas las estaciones te dan agua fría porque es imperativo mantenerte hidratado en el festival o puede darte una insolación de a peso.

La gente puede acampar en Coachella y hay 2 versiones, car camping y regular camping, como su nombre lo dice, puedes llevar tu carro en la primera y aparte te dan un espacio para tu tienda, cabe señalar que los campamentos están PERFECTAMENTE delimitados, incluso dentro de ellos, en el espacio en el que están hay “calles” que te ayudan a encontrar dónde dejaste tu carro, en estas zonas hay regaderas para los campistas y gozan de algunos beneficio que el resto de la gente no tiene, como: entrar y salir en cualquier momento del festival para por ejemplo ir a comer a su campamento. Este año también adidas les regalaba un par de tennis por cada bolsa de reciclaje que entregaban en sus módulos, escuchamos historias de gente que se había hecho hasta de 4 pares porque no había límite de regalos.

La comida, como en todos los festivales es bastante cara, pero hay zonas que son especiales para mayores de edad en donde venden cerveza y comida un poco más cara pero… DELICIOSA!, desafortunadamente la oferta para vegetarianos era un poco limitada ya que todo alimento bajo esta dieta era frito. (excepto por un lugar mediterráneo muy rico) también venden unas fabulosas rebanadas de sandía que te salvan del calor infernal cuando más pega.

La bebida: para poder tomar en el festival es necesario que primero pases por un ID Check, te dan un brazalete de diferente color por día una vez que enseñas tu identificación y puedes comprar vino y cervezas. También venden la famosa limonada de Coachella, red bull y aguas y jugos en algunos establecimientos, claro, todo muy caro, claro, es en dólares y luego en festival, todo es caro.

El contrabando, no falta, no falla y hay de todo, desde drogas (porque las revisiones que te hacen en la entrada son DE RISA) hasta comida.

El famoso brazalete: no es como en otros festivales en EU en los que puedes dar de alta tu tarjeta e ir dando manazos en cuanto lugar se te antoje comprar algo y luego recibir por la tarde el sablazo en tu estado de cuenta, en Coachella pagas con efectivo o con tu tarjeta (física) o con tu celular en todo establecimiento, pero sus sistemas son extremadamente rápidos.

Las filas… si ibas al baño, a comer algo, o lo que sea que fuera susceptible a hacer filas durante un momento en el que estuvieran artistas tocando, lo más seguro es que no esperaras por más de 5 minutos, entre artista y artista, puede que la fila más larga que te toque sea de 15 minutos… pero no más que eso.

Los baños: Coachella tiene una zona de baños establecidos, ultra, mega limpios y los clásicos sanirent, de a montones, así que literal CERO FILAS.

Coachella app: una maravilla, te permite no solo escuchar a los artistas para que te hagas una idea de lo que quieres ver, también te permitía hacer tus horarios que podías acomodar por lugar, por horario, por artista o como te diera la regalada gana. Cuando tu artista estaba por tocar la app te mandaba una notificación 15 minutos antes para que te fueras encaminando a donde fuera que tenías que ir, ya que el lugar es bastante grande y algunos escenarios sí quedaban a unos 15 minutos de distancia unos de otros.

Seguridad: muchísima, a veces ni cuenta te dabas y alguien estaba haciéndose el chistoso y gente normal en el festival que luego se identificaba como seguridad los removía DE INMEDIATO! incluso nos tocó un día un grupo de chicos latinos (no sabemos exactamente de dónde) caminando con rebanadas de pizza hacia el escenario principal, en 2 segundos estaban rodeados de personal de seguridad que les pedía mostraran sus brazaletes, que por cierto no traían… cómo entraron al festival es un misterio, y cómo se dieron cuenta de que no tenían brazaletes fue sorprendente, actuaron rápidamente, sin nada de violencia y tan, tan.

Datos generales: en general el sonido de los 6 escenarios que visité era INDISCUTIBLEMENTE FABULOSO! Claro, hubo artistas que tuvieron problemas técnicos, algunos incluso estuvieron a punto de cancelar, debido a que las altas temperaturas les freían computadora tras computadora. Lo único que nos faltó en algunos escenarios eran espacios de sombra. En un momento y porque me lastimé la planta del pie fui a una de las muchísimas tiendas de médicos que había y en los 5 minutos que estuve llegaron literal 7 personas con insolación severa. La gente en general en todo el festival es extremo amable, el personal de seguridad te rocía si así lo permites con agua y entre artista y artista te regalan botellas del preciado líquido. También cabe señalar que es un festival PUNTUAL en todo rigor, todos los artistas tocan EXACTAMENTE  a la hora que sale en el programa SIN MÁS, y terminan luego de una hora EXACTA de empezar (excepto Beyoncé, pero obvio quién le pone límites al espectáculo más pinche perro de este año)

En pocas palabras… regresaría a Coachella?… sí, seguro que sí, pero por el momento déjenme me echo un agüita porque… QUE CALÓ!!!

 

No les digo cuáles fueron mis artistas favoritos porque esa es otra historia. 2018-04-21 20.12.46

 

 

 

 

The little things

Its amazing finding your purpose in life, or at least realize the stuff that brings you the outer most happiness. I didn’t realize till a few months ago which was the thing that tickle me in that way, and the process was so subtile that I didn’t even noticed it.  You can call it a purpose, a calling, a thing, but it has brought me joy this past years in a way I cannot even describe, but I’ll sure as hell try.

I’ll start to call myself a Collateral Beauty hunter!

I was talking to Phillip about this just a few hours ago. -Have you ever found yourself in front of something or someone that’s so overwhelmingly beautiful that you just cry?- I have found myself craving for this moments, hunting them down and finding them in the simplest of things.

Climbing a mounting and with that sense of accomplishment along with a beautiful scenery makes the perfect Collateral Beauty moment.

I’ve had a few of this moments in my life but definitely 2017 was FILLED with them and I’m so grateful for the people, pets, places that took part of it!

It was a hard year but along with it I found myself been more grateful for the things I lost that were a burden for my personal growth, no attachment just let go with a big thank you. Also with such a hard time in our country I couldn’t be more bless to have the friends and family I have, and the many more I’ve made in such though times. There’s Collateral Beauty in that too. I cannot deny that the simplest of things become so damn important after a difficult time like the one we had this last September. Life is such a precious, wonderful, and rare thing. I’m just amazingly surprised I never saw it with the eyes I see it today. Can it be I’m finally becoming the person I always dream out to be? Or am I just getting old and going trough a midlife crisis?  Anyway… the best is yet to come. Happy 2018!

2017-11-12 18.57.25

 

Parte 3: Cuando pase el temblor

Llegamos a Yellowknife la madrugada del 19 de Septiembre. Despertamos luego de una noche en vela tratando de ver más auroras, luego de la elección de nuestras respectivas habitaciones y felices de que ya no tendríamos que compartir un sofá cama, fuimos a dormir plácidamente. Por la mañana y luego de un sueño reparador Fer preparó un rico desayuno rayaban las 12pm en Yellowknife mientras yo me disponía a revisar pendientes con Polo y con Eliud, pasé por la habitación de Fer y le dije

-Puki me aguantas? tengo que hacer una confe con la oficina

-Sip, yo mientras hablo con César, pero no te tardes para aprovechar el día

-Lo prometo

Para cuando me senté en nuestro hermoso pórtico con vista al río y a los vecinos eran pasaditas de las 12 (íbamos una hora atrás), saqué una foto para presumirla con los chico, se las mandé y en ese instante Eliud nos dijo:

2017-09-19 12.15.17

-NO MAMEN! ESTÁ TEMBLANDO BIEN CABRÓN CHICOS!! Mono, habla con los muchachos, habla con tus papás!

En ese preciso instante, Austin me mandó un mensaje y comenzó el río de fotos, de mensajes, nadie de mi familia me contestaba, ni mi papá, ni mi mamá, ni mi hermano y Fer salió corriendo de su habitación pálida como la nieve y me dijo

-ESTÁ MUY CABRÓN MONO!! TENGO QUE HABLAR CON MIS PAPÁS!!!

 

El primero en contestar fue mi papá, TODO BIEN

Luego mi hermano, TODO BIEN PERO NO ENCUENTRO A MAMÁ

Unos 20 minutos después se reportó, se fue a mi departamento corriendo y me dijo que no veía daños, luego se fue a casa, mandó fotos de como su cama había recorrido casi medio metro de la pared, de como los marcos de las fotos familiares en la mesita de la entrada se habían quebrado CASI TODOS. Mandó fotos de mi gatita, de las perritas y dijo, TODO BIEN.

Decir que disfrutamos de Yellowknife luego de ese día, fue casi imposible, pasamos casi toda esa mañana, mandando mensajes, hablando con gente, tratando de ayudar desde lejos lo que pudimos. Por supuesto no dimensionamos la magnitud de lo que había pasado desde nuestra trinchera. Decidimos salir de la casa por primera vez para distraernos, lo cual conllevaba bajar entre las dos una ENORME canoa metálica al río y luego remar hasta la orilla, unos 3km aproximadamente.

Decir que fue una aventura el estar tan lejos de casa bajo esas circunstancias es de verdad POCO, lo que vivimos en Yellowknife en 5 días no basta para media  entrada en este blog, pero la experiencia fue absolutamente diferente simplemente porque el primer día que pudimos disfrutar de Yellowknife pues fue el día del temblor.

Yo, en lo personal, quise que las aguas se calmaran para hablar al respecto, guarde luto por la gente que pereció y también mi luto personal, porque claro, una madre siempre protegerá a sus hijos; Muti, sí fue a ver mi depa y efectivamente se veía bien por fuera, pero Luna y yo fuimos desalojadas y seguimos en espera de que nuestro edificio sea reconstruido para regresar. Muti guardó esta información para no preocuparme cuando estaba tan lejos, para que pudiera pasar unas buenas vacaciones y un buen cumpleaños. No sé si fue la mejor decisión pero fue su decisión y hay que respetarla.

Entonces ahora sí en forma y como debe de ser, en un siguiente post hablaré de Yellowknife, la aventura en el ártico!

Parte 2: La división del viaje

Ciertamente íbamos a Canadá a ver las Auroras, pero también había que aprovechar para hacer dos cosas más: Ver a Beth, a su esposo Luis y a su hija (mi sobri) Isabella y claro, festejar mi cumpleaños, entonces 3 objetivos, 2 destinos: dividámoslo:

Decidimos, claro llegar a Calgary primero, tantear un poco el clima y salir luego para Yellowknife y por último regresar a Calgary para la última parte del viaje donde festejaríamos mi cumpleaños número 37. Pasaríamos 4 días en Calgary, luego volaríamos a Yellowknife donde estaríamos 5 días y posteriormente regresaríamos a Calgary donde terminaríamos con 2 días más: 11 días!!!! INCREÍBLE.

Calgary nos encantó, nos despertábamos por la mañana y salíamos a correr al parque, luego regresábamos a casa de Beth, tomábamos un desayuno ligero y nos íbamos a la aventura con Luis, que es un loquillo lleno de ideas absolutamente locas para pasar el rato, la verdad la pasamos muy, muy bien, con bastante frío pero muy bien, dividíamos nuestro tiempo entre comida, ir a lugares de interés, comida, cerveza, compras, comida, cerveza, comida, patinar, cerveza, caminar sin parar, cerveza y comida.

Cuando cayó el fin de semana nos llevaron a la montaña, a Banff, y no creo que haya estado en un lugar con una naturaleza tan impactante, es de verdad HERMOSO, claro, nos cagábamos de frío pero de verdad es hermoso! Tuvimos oportunidad de comer hamburguesas de animales de la región que no mencionaré para no herir susceptibilidades pero vaya que estaban buenas!

Calgary nos trató muy bien y antes de irnos a Yellowknife decidimos por supuesto hacer planes para mi cumpleaños adelantados y que nada se quedara al aire, decidimos ir al OKTOBERFEST!!! Nos emocionaba mucho pasar el día bebiendo cerveza hasta el hartazgo justificadamente mientras bailábamos Schuhplatter y nos abrazábamos con completos desconocidos que juraban tenían por lo menos una pizca de sangre alemana en sus venas. El plan perfecto!

Y nos fuimos a Yellowknife! Nuestro vuelo salió ya tarde, y llegamos rayando en la madrugada a los Territorios del Norte tomamos un taxi saliendo del aeropuerto y le pedimos nos llevara a Governors Port, donde nos esperaría nuestro transporte a la que sería nuestra casa por los siguientes 5 días, porque no les conté pero, nos quedaríamos en UNA CASA FLOTANTE, en medio del Great Slave River!! sólo con pensar en lo que iba a ser quedarnos ahí ya nos sonaba maravilloso, el frío no nos dejaba pensar más, en medio de una completa oscuridad estábamos esperando por nuestro transporte que no se veía venir por ningún lado mientras nuestro nada ameno taxista nos preguntaba SEGURAS QUE AQUÍ LAS RECOGEN? Decidimos despacharlo sin pensar en nada más y cuando se fue y estuvimos no sólo en completa oscuridad sino en total silencio fue cuando comenzó la magia, miramos hacia arriba y ahí estaban! LAS AURORAS!!!! No es algo que simplemente reconozcas de inmediato, sobre todo cuando nunca has tenido referencia de algo parecido en tu vida, asemejan a una nube en un cielo gris, pero en un momento, precioso e irrepetible SE ENCIENDEN! como si algo en su interior actuara en la atmósfera y PUFF! SE PRENDEN!

No sé como describir lo que sentí físicamente, porque el frío me estaba bloqueando todos los sentidos, pero reí, no paraba de decir, WOW, WOW, WOW NO MAMES!! Fue una experiencia increíble de la que no me aguantaba las ganas de contarle a todo el mundo pero, lo inesperado paso…

2017-09-22 11.08.47